Navigation Menu

Oldenburg, paraíso cervecero

En el barrio de Chamberí, entre las calles Cardenal Cisneros y Hartzenbusch se encuentra sin duda una de las mejores cervecerías de Madrid, sino la mejor. Esta cervecería es la hermana mayor de la antigua Oldenburg, de la calle Alburquerque, que ostenta el record Guinness al tener hasta 300 cervezas distintas de importación en tan solo 14 metros cuadrados.  La nueva Oldenburg, con más  cervezas de importación y 7 grifos es realmente un paraíso para los amantes cerveceros.




De la mano de José Luis Ramírez, maestro cervecero y fundador del Oldenburg original, comenzamos nuestra cata escuchando la historia de la cerveza. El cariño y la pasión con la que habla de la cerveza hacen que sintamos un nuevo respeto por este maravilloso mundo. Entre muchas cosas, nos cuenta cómo se hace la cerveza, cómo debe ser tirada, a qué temperatura debe ser servida. Además, aprendemos que todo esto cambia con cada tipo de cerveza. Nos cuenta incluso que existen añadas para la cerveza.

La primera cerveza que probamos es la Pilsner Urquell. Esta cerveza es por muchos considerada la mejor cerveza del mundo. De origen checo, en la fábrica de Urquell, ciudad de Pilzen, nació como un error del maestro cervezero en 1842, que se equivocó en la temperatura de fermentación de la cerveza. Esto dió lugar a la primera cerveza pilsner de la historia.


Continuamos la cata con la cerveza Weihenstephaner, de origen alemán. Es una de las cervezas más antiguas del mundo cuya fábrica se abrió en torno al año 1040. Es de trigo, de alta fermentación, centrifugada pero no filtrada, y una cerveza excelente. Se basa para su fabricación en la llamada “Ley de la Pureza Alemana de 1516”, en la que se indicaba que para crear una cerveza exclusivamente se podía utilizar malta, lúpulo y agua.


Llega el turno de las cervezas inglesas con la Courage Directors, elaborada inicialmente en exclusiva para los directores de la fábrica de cerveza Alton, pero a raíz de la demanda del público se puso a disposición del público. Es una cerveza Premium genuina, con un sabor rico y profundo y de estilo English Bitter.


Mientras José Luis nos cuenta que hasta 1993 los belgas no podían vender cerveza en Alemania por incumplir la ley de pureza, llega precisamente una cerveza de origen belga, y una de las mejores que hemos probado, la TeDeum. Esta cerveza está elaborada en Bélgica pero diseñada por el mismo José Luis. Cada cerveza tiene su vaso, y la Te Deum no podría ser menos, se sirve en una copa con forma similar a la de un cáliz, como todas las cervezas de abadía.




Seguimos la cata con una cerveza IPA, llamada Raging Bitch. El estilo de cerveza IPA proviene de las palabras Indian Pale Ale. Este tipo de cerveza se hacen con más lúpulo que la mayoría, lo que las hace más aromáticas. Y es que este tipo de cerveza se enviaba a las indias y debido al viaje por mar que tenían que soportar, se tenían que hacer más fuertes.



Finalmente probamos una cerveza trapista holandesa, La Trappe Quadrupel, cerveza que ya habíamos probado en nuestro viaje a Delft, pero que, de la mano de José Luis aprendemos a apreciar como se debe.  Se trata de una cerveza trapense, proveniente de los monjes de la abadía de Koningshoeven, y se bautizó como la primera cerveza Quadrupel del mundo. Es de color ambar y un sabor intenso, basado en una cebada dulce, suavemente destilada.



Para terminar, y fuera de la cata, pedimos la Trappistes Rochefort 10, una cerveza negra de la abadía Saint-Remy. Elaborada a base de productos naturales y en una abadía modesta, le dan un carácter fuerte, que nos recuerda más a tomar una copa para acabar la noche que a una cerveza.  



Nos vamos de Oldenburg con un nuevo respeto por el mundo de la cerveza, que nos anima a seguir probando y aprendiendo.


Dirección: C/ Hartzenbusch 12, Madrid
Teléfono: 914482341
Horario: de lunes a sábado de 13:00 a 16:00 y de 19:00 a 00:00, viernes y sábados hasta las 2:00



0 comentarios:

Síguenos en @conalioli