Navigation Menu

Originalidad en el Nakeima


Vivir cerca de Nakeima, pasar por delante todos los días y ver cómo hay gente haciendo cola para comer o cenar una hora antes de que abran, indica que algo bueno pasa dentro de este curioso local.


Así se resume la calidad de este pequeño restaurante de fusión hispanoasiática, en pleno barrio de Argüelles donde, dos amigos, Gonzalo García y Luis Gómez-Bua, comenzaron su proyecto en octubre de 2013.



En este local no se admiten reservas y sólo se da de comer a 20 afortunadas personas. Así lo indican las normas de la puerta, donde se puede leer que cogen la lista a las 14:00 para comer y a las 20:30 para cenar.

El interior del restaurante cuenta con una barra asiática desde la que puedes ver cómo se preparan los distintos platos mientras le preguntas al camarero distintas curiosidades acerca de los ingredientes, los platos y la historia de Nakeima.

Charlando con los camareros descubrimos que su carta no es fija, sino que la cambian cada mes, en función de la inspiración del chef o las ofertas que encuentren en los mercados. Esto hace que tengan clientes asiduos, que incluso repiten varias veces por semana.

También descubrimos que los cocineros han trabajado en grandes restaurantes (DiverXo entre ellos) y que, para veinte personas, hay ocho de servicio, permitiendo así ofrecer platos de calidad con una gran atención al cliente.

Aparte de todas las delicias que presentan, son especialistas en dumplings; de ahí que su sobrenombre “Dumpling Bar”. En nuestra visita probamos sus dumplings de papada, de pollo con carabineros, de liebre y de gambas; nigiris de papada (que ellos lo llaman ibérico y es un fijo en la carta), de gambas al ajillo, de coruxo (un pez parecido a la lubina) y de solomillo, al cual ellos llaman Lécter… cada cual más delicioso.

Siu mai de papada

Bao de pollo y carabineros
Dimsum de liebre
Wonton gambas
Nigiris de papada y de gambas al ajillo
Nigiri de coruxo
Nigiri Lécter

Como platos principales pudimos probar el ramen seco y la ensalada de callos al curry. Ellos mismos reconocen que en los postres no destacan, sin embargo nos deleitaron con piña asada con crema de chocolate blanco al whisky.


Dry ramen
Ensalada de callos
Piña asada

Otro dato curioso, desde el 1 de Enero de 2016, han llenado el local todos y cada uno de los días. Y estas estadísticas no se reducen a este año: durante todo el año 2015 llenaron todos los días salvo 4 o 5, por lo que si queréis cenar allí debéis hacer cola a veces hasta de una hora. No es de extrañar, ofreciendo calidad, servicio atento y cercano y buena relación calidad-precio; estamos seguras que toda persona que oye hablar de él, no querrá dejar pasar la oportunidad de conocerlo.



Maridaje: 25€ el básico y “Como las grecas” 40€

Precio medio: 30-35€

Dirección: C/ Meléndez Valdés 54, Madrid
Teléfono: no aceptan reservas, así que tampoco sirve de mucho :)
Web: no tienen, puedes encontrarles en Facebook


1 comentario:

  1. OLEEEE!!!! Que ganas teníamos que saliera vuestrol blog!!! Os seguire muy de cerca!!!!! <3

    ResponderEliminar

Síguenos en @conalioli